ANTHROPOPHAGY

mor charpentier presenta el trabajo de tres artistas internacionales que abordan el tema de la apropiación cultural y cuestionan la noción de hibridación a través de diferentes perspectivas.

Théo Mercier mezcla sus propias esculturas con objetos o artefactos recogidos durante sus viajes. A través de la diversidad formal y visual de sus obras aparecen las nociones de globalización y aligamiento. Rosângela Rennó trabaja sobre la noción de identidad ligada al pasado y pretende de forma política hacer visible el anonimato en el que se han sumido las sociedades indígenas. Por último, Uriel Orlow aborda el tema del colonialismo y los puntos ciegos de la representación de las poblaciones negras en Sudáfrica con las plantas como actores políticos.

Botanical Dreams (#7), 2018
(Series of digital prints)

“No hay obra de arte que no apele a un pueblo que aún no existe”

GILLES DELEUZE

Antropofagia

Históricamente, la antropofagia se practicaba entre algunos humanos en rituales como forma de absorber las cualidades del individuo que se comía, como la valentía y el coraje de un guerrero derrotado.

Esta idea de adoptar las cualidades del otro a través de la digestión es la base de la “antropofagia” brasileña, teorizada por Oswald de Andrade a principios del siglo XX durante la construcción de la identidad nacional del país. Con este término, de Andrade no aboga por el rechazo de las culturas extranjeras, sino por el contrario por la apropiación, la asimilación, la imitación de las culturas europeas en particular. En general, en todos los países que han experimentado un tipo de dominación, algunos artistas han rechazado violentamente el sistema colonial y sus manifestaciones culturales. Otros, sin embargo, optaron por asimilar las corrientes vanguardistas de la época para luego producir algo innovador y fundamentalmente vernáculo. Las estrategias de emancipación son, pues, plurales y pueden contemplarse bajo un único prisma.

De la misma manera, se puede hablar de “antropofagia mutua” en la medida en que las sociedades coloniales también se impregnaron de las culturas indígenas cuyas producciones artísticas influyeron en los movimientos de vanguardia. En un mundo cada vez más globalizado, el concepto de antropofagia o “canibalismo cultural” en el arte es más relevante que nunca. Además, las ideas de “mestizaje” y “mezcla cultural” chocan con los discursos concurrentes en torno a la “apropiación cultural” y la “descolonización”. Desde esta perspectiva, es interesante explorar los efectos del multiculturalismo en el arte, y las múltiples formas en que la cultura se interpreta e incorpora en configuraciones novedosas que se basan en más de un folclore o civilización. Al examinar los casos de hibridación y regeneración cultural quizá podamos encontrar una universalidad en la experiencia que trasciende las fronteras geográficas.

Théo Mercier

Desde 2015, Théo Mercier se interesa por el mercado de las máscaras africanas “hechas para el hombre blanco”, a menudo destinadas a la decoración de interiores o al mercado del souvenir. Al cuestionar la pérdida de valor económico y simbólico de estos objetos, el artista también pone de relieve una red con múltiples influencias.

Aquí, la máscara está atravesada por tubos de PVC que crean nuevas entidades y nuevas correspondencias entre estos artefactos, independientemente de su origen geográfico o estilístico. Imitando el movimiento de

parásitos en la madera agusanada, el sistema de tubos se refiere también al proceso de asfixia de los objetos empleado por los condensadores de los museos europeos para hacer las obras “museables”.

Así, Théo Mercier crea a través de su obra una cartografía en movimiento de los flujos comerciales e ideológicos o, como él también lo llama, la “cadena alimentaria conceptual y cultural” del arte africano. Las máscaras de la serie constituyen una colección de máscaras subsaharianas “falsas”: Eket, Fang, Senoufo, Igbo, Kwele, Lega o Pende.

Relation Predátion (Mitsogo, Gabon), 2021

Théo Mercier

Relation Predátion (Fang, Gabon), 2020

Théo Mercier

Relation Predátion (Kwele, Gabon), 2020

Théo Mercier

Relation Predátion (Igbo, Nigeria / Bamileke, Cameroun), 2020

Théo Mercier

Sans titre, 2016

Théo Mercier

“La máscara es una de las palabras de mi vocabulario de artista, así que hace tiempo que frecuento estas redes de revendedores y me conocen bien. Les pedí que me vendieran todas las piezas rotas que tuvieran en sus existencias, todas las piezas dañadas o agusanadas, cualquier pieza roída por los animales.

Algunas de las máscaras vinieron de África, otras de la región de París, pero hasta cierto punto, su viaje no fue un éxito. Y eso es lo que me intriga: su viaje a través del Mediterráneo, entre Francia y África. Ocurrió en un momento terrible en el que las historias de cruces mortales de migrantes estaban más presentes que nunca en las noticias. Este paralelismo entre la historia de los seres humanos y la de los objetos es algo que me fascina. Entonces comencé a recopilar todos estos náufragos, todos estos rostros y máscaras cuyos sueños de Francia se desvanecieron; objetos que no son comercialmente viables en el mercado de los placeres decorativos, en el mercado de la fantasía del otro, en el mercado del sueño africano del Blanco.

He creado esta colección que es un poco como una fosa común. También se hace eco de lo que descubrí en estos almacenes mientras trabajaba con estos vendedores, donde de repente encuentras montañas de bolsas XL llenas hasta los topes con miles de máscaras. También quería contar la historia de la historia, que obviamente contrasta con el despliegue que conocemos en Francia (y en muchos otros países occidentales) de máscaras africanas tomadas del otro lado del mundo, expuestas tras un cristal, iluminadas y exaltadas. Es otra forma, más brutal quizás, de contar la historia de este saqueo organizado de África”.

– Théo Mercier

Sans Titre, 2016
(Detalle)

Rosângela Rennó

Seres notáveis do mundo (Brígida, mulher do Arquipélago de Porto Rico), 2014-2022

Rosângela Rennó

Seres notaveis do mundo

En su presentación curatorial para la exposición retrospectiva de Rosângela Renno en la Pinacoteca de Sao Paulo (2021), Ana Maria Maia señala cómo la omisión de la identidad del subalterno o colonizado no es accidental y se hace eco de un elemento recurrente en los documentos de la historia colonial: el ejercicio del control narrativo para evitar representaciones que pudieran fomentar el deseo de emancipación. Se evitaban los retratos de ciudadanos comunes, por ejemplo, excepto en las investigaciones etnográficas y científicas.

Las características específicas de ese tipo de retrato llevaron a la artista a desarrollar una serie de obras como Seres notaveis do mundo, iniciada cuando participó en un programa de residencia artística en las Palmas, en las Islas Canarias, España. Fue allí, en el museo Canario, donde la artista tuvo acceso a una colección de más de 60 bustos de yeso encargados por el frenólogo francés Pierre Marie Alexandre Dumoutier, que participó en un viaje de exploración al Polo Sur y a Oceanía entre 1837 y 1840. Con esta peculiar técnica “tridimensional”, que difiere de los dibujos pinturas y grabados utilizados en la etnografía estándar, Dumoutier registró tipos humanos en varios lugares, incluido Brasil. Los moldes se hacían directamente sobre el rostro o a partir de máscaras mortuorias, en el caso de personas fallecidas. Cada escultura tenía en su base una pequeña placa con el nombre y el origen de la persona retratada.

Al ser identificados, estos sujetos lograron el requisito de “notoriedad” al que Rosângela Rennó se refiere irónicamente en el título de su obra. La artista fotografió los bustos blancos e imprimió las imágenes en hojas de papel marmolado, creando así una similitud entre la figura y el fondo, un efecto que atenuaba la presencia de los modelos originales y evidenciaba una tendencia -que, sin embargo, estaba velada en la colección original- de delimitar su identidad para salvaguardar la hegemonía geopolítica de quienes producían sus representaciones.

Seres notáveis do mundo (Homen da Nova Caledônia), 2014-2022

Rosângela Rennó

Seres notáveis do mundo (Makera, homen Macua, Moçambique), 2014-2022

Rosângela Rennó

Uriel Orlow

En 1963, con motivo del 50º aniversario de la fundación de Kirstenbosch, el jardín botánico nacional de Sudáfrica en Ciudad del Cabo encargó una serie de películas para documentar la historia del jardín, y las celebraciones del jubileo con sus bailes “nacionales”, pantomimas de las conquistas coloniales y visitas de botánicos internacionales. Los protagonistas de las películas, científicos, visitantes, etc., son todos blancos; los únicos africanos que aparecen son trabajadores. Consideradas neutrales y pasivas, las flores fueron excluidas del boicot hasta finales de la década de 1980, por lo que el nacionalismo botánico y la diplomacia de las flores florecieron sin control en el país y a nivel internacional. Las películas no se habían sido vistas desde 1963 y fueron encontradas por el artista en el sótano de la biblioteca del jardín botánico.

Para producir The Fairest Heritage, Uriel Orlow colaboró con la actriz sudafricana Lindiwe Matshikiza, que se pone a sí misma y a su cuerpo en estas imágenes cargadas, habitando y confrontando el material encontrado y cuestionando así esta historia y el propio archivo.

Además del vídeo hay una serie de impresiones digitales, titulada Botanical Dreams y basada en el mismo principio de superposición. En estas fotografías, el cuerpo negro de la actriz está íntimamente ligado a las flores de Kirstenbosch en un proceso de reapropiación.

The Fairest Heritage, 2016-2017

Uriel Orlow

Botanical Dreams (#2), 2018

Uriel Orlow

Botanical Dreams (#3), 2018

Uriel Orlow

Botanical Dreams (#4), 2018

Uriel Orlow

Botanical Dreams (#5), 2018

Uriel Orlow

Botanical Dreams (#6), 2018

Uriel Orlow

Botanical Dreams (#7), 2018

Uriel Orlow