Kader Attia

Kader Attia nació en 1970 en Dugny, Francia.
Vive y trabaja en Berlín y París

Kader Attia creció en París y Argelia. Antes de estudiar en la École Supérieure des Arts Appliqués Duperré y la École Nationale Supérieure des Arts Décoratifs de París, asi como en la Escola Massana, Centre d’Art i Disseny de Barcelona, pasó varios años en el Congo y en Sudamérica. La experiencia de vivir entre diferentes culturas, cuyas historias a lo largo de los siglos se han caracterizado por ricas tradiciones comerciales y de intercambio, el colonialismo y por sociedades multiétnicas, ha fomentado el enfoque intercultural e interdisciplinar de la investigación de Kader Attia. Durante años, ha explorado la perspectiva que las sociedades tienen de su historia, especialmente en lo que respecta a las experiencias de privación y supresión, violencia y pérdida, y cómo esto afecta a la evolución de las naciones y los individuos, cada uno de ellos conectado a la memoria colectiva.

Su investigación sociocultural ha llevado a Kader Attia a la noción de reparación, un concepto que ha desarrollado filosóficamente en sus escritos y simbólicamente en su obra como artista visual. Siendo el principio de reparación una constante en la naturaleza —y por tanto, también en la humanidad—, cualquier sistema, institución social o tradición cultural puede considerarse un proceso infinito de reparación, que está estrechamente relacionado con la pérdida y las heridas, con la recuperación y la reapropiación. La reparación va más allá del sujeto y conecta al individuo con el género, la filosofía, la ciencia y la arquitectura, involucrándolo también en los procesos evolutivos de la naturaleza, la cultura, el mito y la historia. Siguiendo la idea de la catarsis, su trabajo pretende la reapropiación por parte del arte del campo de la emoción que, yendo de la ética a la estética, de la política a la cultura, vincula a los individuos y a los grupos sociales a través de la experiencia emocional, y que corre el peligro de ser dominado por los recientes movimientos nacionalistas.

En 2016, Kader Attia fundó La Colonie, un espacio en París para compartir ideas y proporcionar un ágora para la discusión activa que extiende su praxis de la representación a la acción. Centrado en la descolonización no solo de los pueblos, sino también de los conocimientos, las actitudes y las prácticas, aspira a descompartimentar el conocimiento mediante un enfoque transcultural, transdisciplinario y transgeneracional. Impulsado por la urgencia de una reparación social y cultural, aspira a reunir lo que ha sido fracturado o desplazado.

La obra de Kader Attia ha sido expuesta en exposiciones colectivas y bienales como la 12ª Bienal de Shanghai; la 12ª Bienal de Gwangju; la 12ª Manifesta, Palermo; la 57ª Bienal de Venecia; dOCUMENTA(13) en Kassel; Met Breuer, Nueva York; Kunsthalle Wien; MoMA, Nueva York; Tate Modern, Londres; Centre Pompidou, París, o The Solomon R. Guggenheim Museum, Nueva York, por nombrar sólo algunas. Entre las exposiciones individuales más destacadas se encuentran “Remembering the Future”, Kunsthaus Zürich, “Kader Attia: MATRIX 274”, Berkeley Art Museum y Pacific Film Archive, Berkeley, “The Museum of Emotion”, The Hayward Gallery, Londres; “Scars Remind Us that Our Past is Real”, Fundacio Joan Miro en Barcelona; “Roots also grow in concrete”, MacVal en Vitry-sur-Seine; “The Field of Emotion”, The Power Plant, Toronto; Museum of Contemporary Art, Sydney; SMAK, Gent; Museum für Moderne Kunst, Frankfurt; Musée Cantonal des Beaux Arts de Lausanne; Beirut Art Center; Whitechapel Gallery, Londres; KW Institute for Contemporary Art, Berlín.

En 2016, Kader Attia fue galardonado con el Premio Marcel Duchamp, seguido en 2017 por el Premio de la Fundación Miró, Barcelona, y el Premio de Arte Yanghyun, Seúl.

Descargar CV